Declaraciones Censales

A la hora de iniciar una actividad económica implica obligaciones fiscales para el empresario. La primera tiene un carácter censal. Por ello, están obligadas a presentar la declaración censal aquellas personas o entidades que desarrollen (o bien lo vayan a hacer en el futuro) cualquier actividad profesional o empresarial o vayan a satisfacer rendimientos sujetos a retención; entre otros.

Con la Declaración Censal de Alta, solicitamos la asignación de un NIF para identificar las relaciones de naturaleza tributaria de la persona física o jurídica. Además, se indica si el inicio de realización habitual de las entregas de bienes o prestaciones de servicios será posterior al inicio de adquisición de bienes o servicios que se destinan al inicio de la actividad de cara al IVA. También sirve para renunciar al método de estimación objetiva o estimación directa en el IRPF.

Por otro lado, el empresario tiene la obligación de mantener los datos actualizados (domicilio, tipo de actividad, etcétera). De forma que habría que comunicar las modificaciones por medio de una Declaración Censal de Modificación. De este modo se ha de presentar si se modifican datos recogidos en la Declaración Censal de Alta.

Al igual que, en caso de presentar una Declaración de Baja en el Censo (obligatorio presentarla en el plazo de un mes contado a partir del instante en que se cumplan las condiciones que implican la baja en el Censo de Empresarios, profesionales y retenedores).

entrepreneur-593377_960_720

Como puede observar, además de tratarse de una obligación de carácter censal, posee una serie de finalidades o ventajas. Es por ello que, desde esta Gestoría, le damos de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales o Retenedores; así como la modificación y la baja en el Censo mediante el Modelo 036 (o solicitud de alta para casos especiales con el Modelo 037). No dude en contactar con nuestro servicio.